lunes, 24 de enero de 2011

Nosolokaijus: Mothra (1961)



Tras Godzilla, el género del Kaiju-Eiga empezó a proliferar en Japón, con más presupuesto, en color, mejores maquetas y efectos especiales, una buena cantidad de monstruos surgieron de la mano de Ishiro Honda, la mayoría de los cuales se incorporarían como personajes secundarios a la saga de Godzilla. Es el caso del que nos ocupa hoy, Mothra, de 1961.
Mothra (o Mosura) es una polilla gigante, que tiene 2 formas como todo insecto, una es la forma de larva y la otra es la forma de polilla. Lo curioso del tema, es que aunque la forma de polilla es la que da nombre al monstruo, es la forma de larva la que más abunda en todas sus apariciones.
Hasta este momento las Kaiju-Eiga trataban de tener una explicación científica, fuera buena o mala, o realista o no, el caso es que se pretendía que los monstruos fuesen fenómenos naturales o artificiales producidos por la mano del hombre, véase por radiactividad. No obstante en Mothra encontramos continuamente elementos fantásticos sin más explicación que la magia, algo que empaña un poco todo el resultado.
El caso es que Mothra eclosiona de un huevo escondido en la Isla Infante, en la que Mothra es venerado como un Dios, y comunicándose mentalmente con dos diminutas gemelas con extraños poderes (y cuando digo diminutas, es cosa de 10 cm de altura, se pasan la película entera viviendo en una caja). Total, que eclosiona en forma de larva y se va a Tokyo, como no, a montarla, y allí arrasa con todo lo que encuentra en su camino hasta llegar a la famosa Torre de Comunicaciones de Tokyo, en la que formara su capullo para transformarse en polilla.
Aunque el argumento está plagado de magia y cosas inexplicables, la película, como Kaiju Eiga, es de lo mejorcito, y de lo que más recuerdo es la memorable escena de la destrucción de la Torre de Comunicaciones, una escena muy bien hecha, con unas maquetas estupendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada