domingo, 23 de enero de 2011

Cine Nonkee


Hoy cine Nonkee se traslada nada menos que a Finlandia (o en inglés Funland, Tierra de Diversión, por la derrochante alegría que empapa todo). El caso es que en las gélidas tierras más allá del báltico también hacen cine, poco y fundamentalmente centrado en la figura de Santa Claus, personaje venerado en esas tierras, tanto como si fuera su propio Papa. El caso es que últimamente, con el acceso a nuevas tecnologías, que abarata costes y permite que productoras que manejan menos presupuesto puedan hacer películas competitivas. Es el caso de las dos que he visto últimamente: La Leyenda de Santa Claus (2007) y Rare Exports (2010).

La Leyenda de Santa Claus (2007):
La película nos cuenta una tierna historia, una historia bienintencionada de principio a fin, pero no por eso aburrida, como no dura mucho no aburre en ningún momento. Nos cuenta la vida de un pequeño chico de Laponia, Nicolás, que un día pierde a toda su familia en un accidente en un lago helado. A partir de entonces vivirá cada año con una familia del pueblo, que se hará cargo de él, y todos los años, al llegar la Navidad, coincidiendo con el aniversario de la pérdida de su familia, tallará regalos para dejarlos en las puertas de las familias que cuidaron de él. Al final acabará siendo acogido por un duro y severo ebanista que acabara cogiéndole cariño y tratándolo como a un hijo, al que legará su taller de ebanistería. Nicolás, desde entonces, comprará un trineo tirado por renos, un traje rojo y repartirá regalos cada Navidad, convirtiéndose así en Santa Claus.
La verdad, aunque la historia sea un poco demasiado para toda la familia, no es aburrida, nos cuenta la historia de Santa Claus desde niño, al estilo de las leyendas Finlandesas, una historia a la que los foráneos no estamos acostumbrados y que resulta relativamente interesante. Además, una buena realización, una buena fotografía, buena ambientación y algún que otro punto cómico pondrán el resto.

Rare Exports (2010):
Pero la verdadera joya de la corona es Rare Exports. Basada en dos cortos realmente sensacionales:


El caso es que basandose en esa premisa, aunque un poco cambiada, la película mezcla un poco de todo. Empieza con un toque misterioso-arqueológico, con unas extrañas excavaciones en una montaña de Laponia en busca de algún misterio desconocido, hablan de una tumba que saquear, todo presenciado por un par de niños. Al poco, en un pueblo cercano, los aldeanos están mosqueados por no encontrar una manada de renos, investigando encontraran a todos muertos junto a la frontera con Rusia, a pocos metros de la excavación. Tras esta matanza, los niños del pueblo desaparecerán misteriosamente, todos menos uno, en cuya puerta encontraran a un viejo siniestro que ha caído en una trampa para lobos. Tras creerlo muerto inicialmente verán que está vivo, no habla y se comporta de forma extraña y agresiva.
A partir de aquí no desvelo más, ambientación esplendida, efectos buenos, un guion bastante bueno, que incluye misterio, terror, suspense, y lo mejor de todo, una siniestra historia sobre Santa Claus basada en algunos cuentos populares que cuentan que se trataba de un viejo demonio que azotaba a los niños malos. Si bien la película no es la bomba, porque desde luego, no es buenísima, al final acaba resultando normal, es realmente admirable la originalidad de la que hacen gala, el aprovechamiento del presupuesto, los giros del guion, y un final coherente y bueno (aunque no alucinante, pero se agradece que no sea una cagada).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada