jueves, 2 de diciembre de 2010

Grandes Sagas (de ayer y hoy): Arma Letal


Hoy en Grandes Sagas (de ayer y hoy) tenemos Arma Letal (Lethal Weapon), la otra gran trilogía de acción de los 80, junto con La Jungla de Cristal, y que también acabaría cerrando una cuatrilogía.
Comenzada la saga un año antes que La Jungla de Cristal, y dirigida por completo en sus cuatro entregas por Richard Donner, hay un punto clave que diferencia a las dos sagas, mientras que La Jungla está protagonizada por un solo policía, que encuentra un secuaz diferente en cada una de las entregas; en Arma Letal encontramos la clásica y tópica pareja de policías, Mel Gibson y Danny Glover se reparten los clásicos papeles de poli duro-poli bueno, el loco y el cuerdo, el alegre y el arisco, y por supuesto, el blanco y el negro. Ambos no se soportaran al principio, pero acabaran apreciándose y siendo grandes amigos, cosa que además dejara grandes momentos al espectador. Además, las localizaciones también son clásicas y opuestas, La Jungla es Nueva York y Arma Letal en Los Angeles.
Arma Letal (1987).
La primera entrega comienza con la presentación de los dos personajes, un jovencito y greñudo (quién te ha visto y quién te ve) Mel Gibson (Riggs), recién importado de Australia, y un viejuno (o eso dice, porque se pasa toda la película diciendo “Estoy demasiado viejo para esto) Danny Glover (Murtaugh). El contacto entre ambos resulta chocante y violento al principio, porque Riggs es un insoportable policía con accesos de locura y ansia de suicidio, y Murtaugh es un estirado, con ganas de jubilarse sin contratiempos y con un estricto sentido del deber y de la disciplina. Poco a poco cada uno empezara a perder su identidad y adoptando parte de la del otro, que en la película se aprecia conforme Riggs se despeina y Murtaugh empieza a sudar cada vez más.
En cuanto al argumento, Rigghs y Murthaug tendrán que enfrentarse al clásico caso tan abundante en películas de entre los 80 y los 90 de una red de narcotráfico en la que están implicados varios cargos de la policía.
Arma Letal 2 (1989).
Seguramente, aunque no sea mejor, sino de un nivel bastante similar, esta es la parte más mejorable de la saga. Los papeles son similares, Riggs el melenudo que suelta chascarrillos mientras reparte leña y Murtaugh el viejales quejica y sudoroso. A falta de una introducción en la que se conocen, como en la primera, hay una escena-caso de introducción, con un loco pirómano que siembra el caos con un lanzallamas.
Acabado el pirómano, el caso principal de esta segunda parte es otra vez un tema de narcotraficantes, pero ahora la pareja Letal tendrá que hacer de guardaespaldas-niñeras de un contable que ha blanqueado el dinero de la organización. El contable será Joe Pesci, que como siempre en los 80 hace un papel realmente insoportable.
En esta película también encontramos la escena más recordada de toda la saga, que es la escena de la bomba debajo del váter, para disfrutarla, no hay duda.
Arma Letal 3 (1992).
3 años después se “cierra” la trilogía por el momento. El nivel baja, como es de esperar, pero sorprendentemente no baja mucho, y eso es lo bueno de las sagas de acción policiaca, que permiten una multitud casi inacabable de posibles casos y por tanto posibles argumentos, de manera que si el argumento es nuevo y medianamente nuevo, aunque el resto de elementos pierdan algo de fuelle, el caso es que se deja ver bastante bien.
Nuevamente la trama entremezcla tráfico ilegal, esta vez de armas, con policías corruptos, ya que son armas confiscadas las que están volviendo a circulación. Joe Pesci se mantiene en el reparto, al que se incorpora Rene Russo, una especie de Riggs femenina.
Arma Letal 4 (1998).
Hubo que esperar 6 años para cerrar la saga, con una cuarta parte tal vez no demasiado necesaria, pero bastante visible. Resulta bastante curioso ver como 11 años después de la primera parte, Murtaugh que tanto se quejaba de viejo, sigue prácticamente igual, y no obstante el greñudo Riggs ahora lleva el pelo corto y está muy envejecido. Al plantel de actores se añade uno más, un Chris Rock bastante comedido, que resulta soportable.
El argumento, más típico de finales de los 90 es sobre una mafia china que extiende su zona de operación a Los Angeles.

No voy a entrar ahora en comparaciones entre las dos sagas, porque eso lo reservo para otro momento. El caso es que esta saga resulta bastante compacta temporalmente, son 4 películas que manteniendo una misma línea de actuación y un marcado estilo en sus personajes, sabe reinventarse a sí misma bastante bien, creando casos diferentes para cada película, e incorporando personajes nuevos, que además se van manteniendo en las siguientes películas, lo cual da una sensación bastante segura de continuidad, y cuando se cuidan los detalles, es cuando las sagas resultan más agradables de ver. Las escenas de acción son bastante entretenidas en todas las películas, alternando los golpes con chascarrillos, todo un clásico. Además, para completar todas estas secuencias de acción, contamos con el buen manejo de Richard Donner, unos dobles bastante buenos, y sobre todo, una pirotecnia realmente espectacular.
Saga recomendable donde las haya para los que les guste el cine de acción de entre los 80 y los 90.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada