jueves, 9 de diciembre de 2010

1985: Los Goonies (1 de 2) [5 de 7]



Algún tiempo antes del 85 (¿meses?, ¿años?), Spielberg, que venía dándole vueltas a rodar una clásica película de aventuras, algo que juntase viejos sueños de su infancia, como un grupo de amigos reunidos para vivir la aventura de sus vidas, algo así como encontrar un tesoro de unos piratas, el típico sueño de juventud de cualquier chaval de la época pre-informática que hubiera visto un sinfín de películas de aventuras en televisión o en el cine; pues bien este Spielberg, adulto ya pero para algunas cosas con mente de niño decide dejar de darle vueltas a la idea y planteársela, con forma concreta, al guionista Chris Columbus (por entonces apenas guionista de Los Gremlins). Una vez hecho el guión, se recurre a Richard Donner (director de Superman) para que dirija la película. Para la canción principal de la película se recurre a la artista de moda, Cyndi Lauper, que triunfaba porque tanto su música como su estilo eran la clave del momento cumbre de los 80.
Nacen así Los Goonies, rodada y ambientada en Astoria, Oregon, un pueblo en el que más tarde se rodarían películas como Liberad a Willy o Poli de Guardería. En este pueblo hay una barriada llamada Los Muelles de Goon, en la que viven un grupo de chicos que se hacen llamar Los Goonies. Esta barriada va a ser demolida por el vencimiento de una hipoteca, así que los chicos, que encuentran por casualidad un viejo mapa de un tesoro, escondido por el pirata Willy el Tuerto, deciden pasar su último día juntos buscando ese tesoro.
En el camino se encontraran multitud de problemas, primero una banda de falsificadores de dinero, uno de los cuales se acaba de fugar de la cárcel (escena inicial de la película, aprovechada para los créditos del reparto), les perseguirá para adueñarse del tesoro. Por si esto no es poco, la búsqueda del tesoro no será un camino de rosas, porque Willy el Tuerto dispuso multitud de trampas (twampas) para asegurar que no pudiese llegar cualquiera.
Hasta aquí relato, para no destripar el argumento, pero a partir de aquí, en todos los detalles que voy a comentar, puede haber más de un detalle que desvele mucho del argumento, así que conviene leerlo después de vista.
Empecemos por el reparto, y de paso comentemos que fue de ellos:
Sean Astin (Mickey), su papel, protagonista casi absoluto de la película, nunca me gusto, resulta bastante empalagoso, a veces sobreactuado, y casi siempre cansino, la definición que resume todos sus momentos protagonistas seria “melodramáticos”. Después de esta película, en la que hacía de niño bastante pringadete, fue cogiendo un aspecto primero más macarra como en Operación Soldados de Juguete o El Hombre de California, y poco a poco más rollizo (Rudy, Reto a la Gloria), para acabar, tras unos desapercibidos 90, haciendo del gordo Sam en El Señor de los Anillos.
Josh Brolin (Brand), su papel es votado por los aficionados como uno de los que menos gustan de la película, no obstante a mí siempre me hizo bastante más gracia que la mayoría del reparto. Ésta fue su primera película, pero durante los siguientes 10 años se dedicó a participar en series. Ya a finales de los 90 regresa al cine y le llega una gran oportunidad en un papel casi-protagonista en No es País Para Viejos, a partir de esta película le están lloviendo papeles más interesantes.
Jeff Cohen (Gordi), su papel es uno de los más entrañables de la película, formando un gran dueto al lado de Sloth. Tuvo un par de papelillos para la televisión durante un par de años. Desde entonces, retirado de la actuación, ha seguido un proceso contrario a Sean Astin, y ahora esta delgado.
Corey Feldman (Bocazas), el actor con más experiencia para el papel más sonado (y uno de mis favoritos) de la película. Con una abundante carrera en TV, y tras matar a Jason en Viernes 13 Capítulo Final (o sea la cuarta parte), y de salir como secundario en los Gremlins, siguió con una carrera igual de estelar después de Los Goonies, como en Cuenta Conmigo o Jovenes Ocultos, formando pareja con algunos actores importantes del momento y de su misma edad, como River Phoenix, pero los niños crecen, y el gracioso bocazas ya no era tan gracioso de mayor, y los papeles empezaron a escasear. A partir de principios de los 90 fue dando tumbos poco a poco hasta que fue “rescatado” por Troma para hacer papeluchos en sus películas (como Citizen Toxie).
Jonathan Ke Quan (Data), el James Bond del grupo, lleno de cachivaches de dudoso funcionamiento y de dudoso rigor realista, es otro de los personajes más recordados, aunque a mí nunca me hizo demasiada gracia. Recordado también por su anterior papel como Tapón en Indiana Jones y el Templo Maldito, hizo un par de actuaciones más en TV y desapareció totalmente del mundo del cine.
John Matuszak (Sloth), mi personaje favorito de la película, y uno de los más recordados por todo el público, el entrañable deforme Sloth supo hacerse con los espectadores y desde luego, Matuszak hace un papel genial. Jugador retirado de futbol americano, en la película vestía una camiseta de los Oakland Raiders, su equipo.
Kerry Green (Andy) y Martha Plimpton (Stef), el dúo femenino de la película no era demasiado importante argumentalmente, aunque los productores debieron ver conveniente el incluir también algún papel para ellas, al final varias de las situaciones acaban tomando una dirección debido a decisiones suyas. Aunque siguieron dedicándose a la interpretación, ninguna tuvo una carrera importante.
Los Fratelli, aunque no demasiado importantes en la trama principal, forman una trama secundaria que va metiendo prisa por detrás al grupo de chicos, los personajes están bastante bien quitando algún momento demasiado infantil. La madre, Anne Ramsey murió poco después en el 88, los hijos, Rovert Davi y Joe Pantoliano, han tenido una dilatada carrera en el cine aunque no con papeles importantes, el primero por su impecable pinta de italiano mafioso, el segundo por su estilo de “experto informático”, papeles ambos que dan mucho juego, aunque poco protagonismo.
Reparto y extras: La película, como puede deducirse de la pre-producción, da mucho juego para cameos, guiños y bromas, entre ellos cabe destacar que los padres de Gordi eran sus verdaderos padres, y además toda la familia tiene en la película el apellido propio, Cohen. Además, en la escena final, cuando todos se reúnen, uno de los policías es el propio Richard Donner.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada