domingo, 4 de diciembre de 2011

Distopías


El jueves pasado pude disfrutar en mi universidad de una charla bastante interesante, de la mano de José Manuel Albelda (director del programa 30 Minutos, de Telemadrid). Era una charla-coloquio, sobre cine de ciencia ficción, que más concretamente trataba sobre distopías en el cine. Albelda hizo un repaso a famosas distopías en orden cronológico, comenzando por Metrópolis y terminando por obras como V de Vendetta o Matrix.
Mi juego fue paralelo a la charla, y consistió en predecir los títulos, o adivinarlo con las pistas que dejaba caer antes de decirlo. Fue bastante curioso el tema, porque la coincidencia fue de cerca del 90%, hubo algunas que yo no incluí en mi lista, como Edicto Siglo XXI – Prohibido Tener Hijos, una clásica distopía que no obstante como película es bastante mala. No obstante, él también se dejó en el camino algunas que yo no habría dejado, como Mad Max, El Señor de las Moscas o la extrañísima Kin Dza Dza.
En su defensa cabe decir que el tiempo era corto, así que era realmente difícil hacer una lista elaborada de distopías, contando además que muchas películas de ciencia ficción presentan ciertos elementos distópicos que no por ellos debieran ser incluidas en una lista de distopías. Dejando esto al margen, y contando que se trataba de cine de ciencia ficción, se excluye también buena parte de la literatura dedicada al tema, que no es poca. Así que lo único que me queda por reprocharle es que la lista fuera demasiado “occidental”, centrándose casi únicamente en cine americano y británico, con la excepción de Metrópolis.
El coloquio posterior nos llevó a una interesante pregunta, porque, una distopía, es una distopía con respecto a qué?. Eso me lleva a darme cuenta de que la mayoría de distopías en el cine resultan ser americanas o británicas y nos presentan un futuro incierto, con abundantes gobiernos dictatoriales, con sociedades que contrastan con la sociedad occidental de la época en la que fueron rodadas. Desde luego, Mad Max queda dentro de esta descripción, a pesar de ser australiana, podría ser perfectamente americana.
La que desde luego queda fuera es Kin Dza Dza, película a la que algún día tengo que dedicar una entrada completa, pero que de adelanto, dejo caer que nos presenta una distopía con respecto a la Rusia soviética. De hecho, el punto clave es casi al principio de la película, cuando los 2 protagonistas son trasladados desde nuestro mundo a una realidad paralela (u otro planeta) realmente estrafalario (con ciertos parecidos con Mad Max, o cualquier película post apocalíptica); al aparecer allí se encuentran con 2 personajes aún más estrafalarios, impactados al verlos uno de los protagonistas comenta al otro “Deben ser capitalistas”.
Un debate muy interesante con diversas opiniones, sobre qué elementos propios de una distopía tenemos actualmente en nuestro mundo. No obstante, me quedo más con la charla que con el debate, el darme cuenta de que hay gente tan desquiciada como yo.
Al llegar a los 70, época dorada de las distopías, era inevitable citar la trilogía apocalíptica de Charlton Heston, con El Planeta de los Simios, Soylent Green y The Omega Man. (próxima entrada).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada