martes, 25 de octubre de 2011

(No) Grandes Sagas, de ayer y hoy: Waldemar Daninsky

Apenas he acabado de engancharme las 10 películas de esta saga, y el aburrimiento ya me está trayendo por aquí, a escribir sobre el tema. La saga de hoy no es una gran saga, apenas es conocida para nadie, aunque el personaje sí que lo sea, y dadas las circunstancias, tal vez así quede como reseña para algún curioso que quiera saber algo al respecto pero no tenga ganas de verse las 10 películas, algo, desde luego, nada recomendable.
En la historia del cine tenemos 4 monstruos clásicos (acompañados por muchos otros cuyas filmografías no son tan extensas), que saltaron de la literatura al cine allá por los años 30 de la mano de la Universal. Estos monstruos son Drácula, Frankenstein (el monstruo, otro día explico lo de llamar al bicho con el nombre del hacedor), la Momia y el Hombre Lobo. Tras hacer un montón de películas, cruzando todos los personajes entre sí, la calidad cayó tanto que los monstruos cayeron en el olvido por casi 10 años. Pero la Universal vendió sus derechos a la por entonces emergente Hammer, y los monstruos llegaron a Europa. Nuevamente largas sagas al respecto, que se centraron particularmente en Dracula y Frankenstein (Doctor) y en menor medida en la Momia; para el Hombre Lobo solo dejaron una película. Llegados los 70, la Hammer también se desprende de los derechos y a principios de los 70 surgen, como en la explosión de una cloaca inmunda, un sinfín de películas de bajo (o bajísimo) presupuesto, siendo los más damnificados Dracula y Frankenstein (monstruo), por ser los que más tirón tenían. La momia apenas aparece en escena, pero sí el Hombre Lobo, que entra en alguna mezcla de monstruos. No obstante, pese al ostracismo que sufrió durante 30 años, el Hombre Lobo llegó a España, precisamente.
Aquí empieza la historia de Waldemar Daninsky, interpretado siempre por el eterno Paul Naschy, en una saga de 10 (11) películas. La saga tiene de conexo y coherente más o menos lo mismo que tenían todas las sagas de monstruos que la preceden, tanto de Universal como de Hammer, aunque tal vez lo más elogiable al respecto sea alguna que otra referencia o similitud con las pioneras, El Hombre Lobo de Londres (1935) y El Hombre Lobo (1941) ambas de Universal.
Hay que señalar, otra vez, que la calidad global de la saga es bastante baja, todo películas de serie B dignas de aparecer hoy día en 8 Madrid, que apenas merecen ser vistas. No obstante si hubiera algún curioso, alguna de ellas se deja ver y no es muy larga.

Las Noches del Hombre Lobo (1968).
Dirigida por René Govar, esta primera película del Hombre Lobo se perdió cuando el propio director murió en un accidente de tráfico llevando la única copia. Por tanto, como reseña ahí queda el título, pero la saga son las siguientes 10.

La Marca del Hombre Lobo (1968).
Empieza pues la saga, también en el 68, con esta película que relata la desgraciada vida de un hombre que se contagió de licantropía en una expedición al Himalaya, al igual que el mencionado Hombre Lobo de Londres. En las noches de luna llena se transforma en lobo y va matando gente de forma descontrolada, lo que le hace muy desdichado, etc. Vamos, la historia de siempre, la historia de Larry Talbot con el origen del Lobo de Londres.
La película en si es bastante mala, convencional y con una calidad de imagen realmente mala. Calidad y efectos acordes a un presupuesto bastante bajo, lo normal en la época para una película de estas características que además era española. Tal vez lo curioso es que ya de entrada se apueste por la mezcla de personajes, apareciendo Drácula.

La Noche de Walpurgis (1971).
La segunda entrega de la saga está dirigida por el mítico director Leon Klimovsky, que además dirigiría la cuarta. Como ocurriera en algunas de la Universal, se recurre a resucitar al monstruo para continuar sus andanzas en lo que es más bien una repetición de formas de la primera película. Nuevamente, barata y bastante floja.
La noche de Walpurgis es la noche del 30 de Abril al 1 de Mayo, La Noche de Las Brujas en la tradición centroeuropea.

La Furia del Hombre Lobo (1972).
Para la tercera entrega tenemos una mezcolanza bastante curiosa, aunque la calidad es realmente pobre, y no merece la pena verla, para rarunos como yo resulta curioso ver un sucedáneo de Naziploitation, encubierto en la historia del Hombre Lobo. Tal vez España no estaba preparada para el Naziploitation, pero el argumento tiene una siniestra doctora y su prole de ayudantes, que planean hacer experimentos con Waldemar Daninsky. Comparando con las otras, mejora un poco, y es más curiosa de ver, pero sigue en cotas bastante bajas.

Dr. Jeckyll y el Hombre Lobo (1972).
En el mismo año 72 tenemos otra entrega más, en la que el título lo dice todo. La mezcla de monstruos es ya descarada. Un descendiente del Dr. Jeckyll, que curiosamente también es doctor, trata a Waldemar para intentar curarlo, pero oh!, sorpresa! Se acaba transformando en Mr. Hyde, y también en Lobo y la verdad es que solo falta un Jeckylobo para acabar de rizar el rizo con el monstruo total.
No obstante, resulta paradójico que en lo más esperpéntico de la saga, la cosa mejore, y seguramente ésta sea la mejor película de todas. O sea, que esta sí, esta se deja ver, si alguien quisiera ver sólo una, por curiosidad, claramente la elección es esta.

El Retorno de Walpurgis (1973).
Con un título que recuerda a la segunda entrega, esta quinta película se salta por el forro todo lo hecho anteriormente, y sin ningún tipo de continuidad nos trae una historia alternativa sobre la maldición de Waldemar. Recordemos que la historia de Waldemar es que se había contagiado en el Tíbet, como el Lobo de Londres. No obstante, en esta película se nos cuenta como por una maldición relacionada con los Bathory, Waldemar Daninski acaba convirtiéndose en Hombre Lobo por una banda de gitanos ambulantes, entre los que curiosamente hay uno llamado Bela (para los que desconocen, esta es la historia de Larry Talbot).
Independientemente de coherencia y continuidad, esta película es bastante decente, con una ambientación más de finales del XIX que de los años 70 como las anteriores. Recomendable alternativa, para curiosos, a la entrega anterior, tal vez más coherente si se la considera ella sola.

La Maldición de la Bestia (1975).
Esta sexta entrega se salta la anterior, y en lo que parece un intento de corregir ese desliz de continuidad, nos cuenta, precisamente la historia del contagio, esa historia nunca contada, la propia expedición al Himalaya.
La verdad es que la película no empieza mal, esta entretenida hasta que la cosa se vuelve confusa, una siniestra mujer con poderes de hechicera que tiene sometido a un grupo de bandidos que más bien parecen mongoles del siglo XVI (o por ahí). Además de tenerlos dominados, para sus oscuras ceremonias tiene atrapadas a un buen número de mozas. Las actuaciones malas y lo estúpido del argumento, propio de exploitation (jailxploitation concretamente), hacen que la película sea bastante mala.

El Retorno del Hombre Lobo (1980).
Parecía que la saga estaba muerta, pero 5 años más tarde el propio Paul Naschy resucita a su personaje estrella y con un título elocuente, el Hombre Lobo regresa. Nuevamente entra en escena el tema de los Bathory para traer a colación la maldición, pero la película es realmente mala y para captar la atención se recurre al habitual “destape” de aquellos años.
Una pena, un regreso bastante pobre.

La Bestia y la Espada Mágica (1983).
Pero no contento con un pobre regreso, Paul Naschy tenía que lucirse en una auténtica macedonia de géneros, para dar a luz a una película que parece vomitada por un videoclub de Serie B (quiero decir, que si un videoclub de Serie B vomitase, y se recogiesen los tropezones, el resultado sería esto).
Pero vayamos por partes. Resulta que Waldemar, aunque se llame igual, es otro Waldemar, no el de las anteriores, este vive en una época medieval. Maldito por una bruja, emigra nada menos que a Japón para ser curado por un sabio. Una vez en Japón tenemos de todo, samuráis, ninjas, hechiceras que parecen sacadas de una película de Kung Fu de los Shaw Brothers (una película de chinos, coño), un tigre!, y como no, un montón de tetas. El resultado, una película de casi 2 horas realmente dura de ver, por lo mala que es.

Licántropo, el Asesino de la Luna Llena (1996).
Claramente la última película fue un batacazo que dinamitó por completo la saga. 13 años transcurrieron para ver la nueva entrega, que es totalmente independiente de las anteriores, y aunque conserva al personaje, realmente no guarda continuidad de saga.
Waldemar Daninsky es un hombre moderno, de los 90 digo, descendiente de zíngaros que sobrevivieron a los nazis. Pero la maldición actúa y Waldemar empieza a matar.
En resumen, tenemos un thriller normal y corriente con el elemento Hombre Lobo, muy de videoclub de los 90 y sin nada particular que ofrecer que tal vez la última (meritoria) interpretación de Waldemar Daninsky por parte de Paul Naschy, bastante envejecido.

The Tomb of the Werewolf (2004).
Curiosamente la última película de la saga es una película americana que nunca llego a España. No puede considerarse realmente una película de la saga, porque la propia película en si tampoco puede considerarse una película de hombres lobo. Se trata de un sexploitation que roza el porno, que sin escenas explícitas inserta ocasionalmente y con bastante frecuencia escenas eróticas con música de película porno. Para completar el resto del metraje tenemos una serie de escenas sobre Waldemar Daninsky, que es resucitado. Esta es la última interpretación que haría Paul Naschy de su personaje más emblemático, una pena.

Como película ajena a la saga, pero con cierta relación, tenemos Los Monstruos del Terror (1970), una película que mezcla todos los monstruos posibles, Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo, alienígenas, etc. En esta, el Hombre Lobo también está interpretado por Naschy, aunque no se cite el nombre de Waldemar y sea un simple monstruo más, siempre transformado como Lobo.

En definitiva, tenemos una saga que no pasará a la historia por la calidad de sus películas, sino más bien por el hecho de haber conseguido hacer una saga de 10 películas de un personaje creado casi en su totalidad en España, aunque basado en otros personajes anteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada