domingo, 19 de febrero de 2012

Mes 1 después de Megaupload

Hoy hace un mes, exactamente el 19 de Enero de 2012 el FBI irrumpía en las oficinas de Megaupload, cerraba el servicio y detenía a los directivos de la compañía, en una operación conjunta con otros gobiernos ya que la directiva vivía en Nueva Zelanda y la sede de MU estaba en Hong Kong. Inmediatamente se desataba el caos, y aunque a día de hoy no se haya restablecido completamente el orden, se pueden extraer algunas conclusiones curiosas.
Inmediatamente todo el mundo clamó contra gobiernos y proyectos de leyes que “censuraban” la libertad de expresión de la gente, en un desorden total de desinformación, mentiras a medias y verdades a otras medias.
Pero tal vez, antes de caer en conclusiones precipitadas, sea conveniente echar la vista atrás y contemplar la evolución del proceso.

Años ha, un servidor recuerda, a mediados de los 90, instalar en casa aquel ordenador nuevo y potente (que hoy día coge polvo en algún rincón oscuro), ese ordenador con pantallaca de 27’’ y un increíble modem de 56K. A través de ese misterioso aparato que emitía un galimatías de ruidos como una nave espacial de una película de los 50 podía uno conectarse a Internet, ese mundo desconocido aún y que hoy día, es la base de nuestros ordenadores (alguno usa el ordenador sin conexión a internet?? Para qué??).
Uno tenia que tener cuidado de no usar el teléfono mientras, porque la conexión a internet, literalmente, era una llamada telefónica que hacía el dichoso modem. Y la verdad, poco duraban esas llamadas, porque tras un vistazo rápido a 2 o 3 páginas, uno ya no tenia mucho mas que hacer y volvía a sus juegos pixelados.
No tardó mucho en llegar el maravilloso invento de la tarifa plana (a partir de las 6) y con ella las interminables partidas on-line. También llegó un mágico invento, el Napster, un programa que te permitía bajar canciones, a saber de donde venían, y en tan solo 3 o 4 días poder escucharlas. Esto era más simple que tener que esperar a que pusieran una canción concreta en la radio, y si tenías grabadora de CD incluso mejor aún.
Una demanda millonaria por parte de las discográficas y Napster se fue a la mierda, quedando en el recuerdo de unos pocos. Pero su semilla quedo, y surgieron otras muchas plataformas p2p, como Kazaa o el eDonkey. Y también llegó la ADSL, un auténtico timo en España que lo anunció como un producto novedoso, que llevaba años funcionando a velocidades escandalosas en otros países, y aquí funcionó como un “modem algo más rápido”.
Pero claro, la ADSL no solucionaba nada, los programas p2p se basan en la existencia de dos ordenadores compartiendo, es decir, que dependes de la velocidad del otro ordenador también. El hecho de tardar una semana o dos en bajar una mierda de película, que además no era la que querías sino que en la mayoría de casos era porno cutre al que habían cambiado el título, me hicieron perder el interés por estas plataformas, que usaba, si acaso para bajar alguna canción. También tuve algún contacto breve con el torrent, tenía sus ventajas, mejoraba la velocidad y además podías encontrar enlaces en algunas web que te “garantizaban” en cierta manera lo que estabas bajando.
Pero ese contacto duró poco, porque yo, la verdad, descubrí enseguida las descargas directas. Recuerdo incluso descargar unas cuantas películas de Rapidshare.de, uno de los primeros servidores, que operaba en Alemania y que acabó expandiéndose a Rapidshare.com. La verdad es que era el más rápido de los encontrados, y la mayoría estaban subidos a él, la pega es que si bajabas X megas, tenías que esperar 2X minutos para volver a bajar algo. A los pocos días ya me di cuenta del truco de reiniciar el router, aaamigo, poner “su ip 255.xx.xxx.xx ha bajado tantos megas” fue una mala idea, inducía a probarlo.
Aun así el método era pesado, ya que había que bajar los links 1 a 1 manualmente. Pronto surgió algún programilla que los bajaba automáticamente, aunque solo funcionaba con Megaupload, el más fuerte competidor de Rapidshare. En segunda división estaban los Mediafire y Gigasize, servidores bastante lentos para competir con los otros que, a cambio, dejaban subir tamaños mayores. MU era algo más lento, pero permitía reanudar descargas interrumpidas, al contrario que RS que obligaba a recomenzarlas, aunque era más rápido y no se saturaba a ciertas horas.
La guerra entre RS y MU empezó a ser fuerte, e impulsada especialmente por los gestores de descarga, ya que la gente cargaba tiras de links (yo por ejemplo recuerdo listas que tardaron varios meses en bajarse, dejando el ordenador encendido de sol a sol). Primero cada uno intentó poner más y más restricciones a su servicio, limites más bajos, tiempos de espera de hasta 5 min al “iniciar” la descarga, velocidades lentas, saturación en horas críticas, capchas endemoniados con gaticos y perretes…
Y fue entonces cuando MU le comió la tostada a RS, fuera límites, fuera capchas, fuera restricciones de tamaño a los archivos subidos, fuera todo, total libertad y fuga masiva de usuarios a MU, que, además, proporcionaba un sistema de puntos a los usuarios con más descargas (no a los que bajaban sino a los que subían) canjeables por cuentas Premium, que daban más velocidad.
Todo parecía idílico pero hace un año algo me hizo saltar las alarmas. Series en emisión y estrenos en DVD (también los Screener) tenían una alarmante cantidad de subidas a servidores como Fileserve (especialmente) y otros muy similares. De casualidad encontrabas alguna en RS o MU.
Pero que tenía fileserve de especial? Entrabas a descargar un link y no había mas que publicidad, alguna engañosa que te creaba dudas de donde clicar para bajar lo que querías. Si lo cargabas al gestor, no tardaban en salir los capchas con letras incomprensibles, formulas matemáticas o escritas en hindú. La velocidad luego era lenta, y si querías bajar un archivo de 700 Mb fácilmente podía tardar 5 horas, y como se cortase la conexión, a empezar otra vez.
Bien, la respuesta es fácil, a mucho uploader gorrilla le interesaba, y mucho, ver sus archivos subidos ahí, y ser descargados de forma masiva, ya que, Fileserve ofrecía DINERO a cambio de muchas descargas. Y, perdónenme, pero dinero no son puntos, aunque los puntos puedan canjearse (sólo) por cosas que cuestan dinero, el dinero es dinero directamente, para cualquier uso.
Ante la caída de MU, los de Fileserve, que rápidamente entendieron las circunstancias de la operación, echaron patas y retiraron sus cuentas Premium. La mayoría de uploaders regulares también se dieron a la fuga diciendo que era tanto el trabajo perdido que no tenían ganas de seguir.

Puestos al día, analicemos el problema a fondo. Resulta que el FBI cerró MU no por leyes contra la piratería en general, sino por haberse lucrado los dueños a partir de derechos de propiedad intelectual de otras personas. Y, veamos, si yo subo una película a un servidor y me dan dinero por que se la baje mucha gente, cual es mi interés en ese asunto, compartir cultura o ganar dinero? Por qué tantos uploaders con cuentas en fileserve se dieron a la fuga? Si su intención era compartir cultura, era fácil seguir en otros servidores, pero si su interés era ganar dinero, con el trabajo de otras personas, entonces ya no eran tan altruistas.
A día de hoy, pasado un mes, la fuga de uploaders que estaban haciendo negocio ha dejado los foros patas arriba, es complicado encontrar hilos que mantengan el rigor de seguir una serie semanalmente y no se paralicen al 4º o 5º capítulo.
No obstante, algunos, sólo unos pocos, siguen subiendo, y están haciendo una ardua labor de resubida, de muchas películas que estaban en MU a servidores como RS. Pero claro, esas resubidas corresponden en su mayor parte a películas de antes de los 90, películas que no mucha gente baja, películas que apenas nadie compra y muchas de las cuales ni siquiera pueden comprarse, películas cuyos derechos, hoy día apenas proporcionan ningún derecho a nadie (ni deberían, ya que sus autores no viven).
En definitiva, es realmente lamentable la campaña de mala información y mentiras por parte de la gente que ha intentado hacer dinero a partir de los derechos de otras personas, y es una pena lo dañada que ha quedado la imagen de la gente que realmente intenta compartir cultura, dar a conocer películas o series olvidadas o simplemente malas, de forma totalmente altruista, dedicando gran parte de su tiempo y sin obtener absolutamente ningún beneficio. Desde aquí todo mi apoyo a estos últimos.

Actualización: Al poco de publicar la entrada (que tenía escrita con antelación) me di cuenta de los nuevos cambios de RS hechos esta misma semana. Han bajado la velocidad a 30 kbps y no se reanudan descargas interrumpidas.
Mis consejos, ahora mismo, huir de RS, uploaded, depositfiles, fileserve, filefactory, y similares.
Mediafire sigue funcionando bastante bien, Wupload tambien funciona bastante bien, y cramit.in no funciona mal. En caso de no haber buenas opciones, aguantar con lo que haya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada